UNA NUEVA ARQUITECTURA FINANCIERA: LO PRIORITARIO Y URGENTE

En esta segunda parte, el economista Marco Flores asienta su propuesta para salir de la crisis en recomendaciones concretas y prácticas, aspirando que el gobierno las acoja como suyas. Aborda temas como impuestos, dolarización, inversión, empleo, ideas para conformar una nueva arquitectura financiera.

Por: Ec. Marco Flores Troncoso, agosto 22, 2017

INNOVAR EN LA GESTIÓN PÚBLICA

Es urgente promover un proyecto de reformas, encaminadas al fortalecimiento de la institucionalidad y estado de derecho efectivos en Ecuador, el mismo que puede conformarse con una comisión de notables ciudadanos y juristas convocados en el espíritu del diálogo nacional instaurado por el nuevo gobierno.

No existe economía sana, ni productiva, ni creciente, ni estable si no se controla la corrupción e impunidad. La institucionalidad y vigencia del Estado de Derecho son indispensables en ese objetivo y permiten que tanto gobierno como ciudadanos, permanezcan subordinados a un orden jurídico, asentado sobre bases firmes.

“No existe economía sana, ni productiva, ni creciente, ni estable si no se controla la corrupción e impunidad”.

BLINDAR LA DOLARIZACIÓN

Es clave el fortalecimiento y vigencia del sistema de dolarización que preserva los sueldos, salarios y patrimonios de familias y   empresas y su vigencia debe garantizarse con políticas públicas austeras y responsables. Conviene promover una reforma para incluirla en la Constitución de la República y blindarla.

LOS PROGRAMAS SOCIALES

Se debe ratificar la continuidad y fortalecimiento de los programas de ayuda a los más pobres, como el plan Toda Una Vida, el de financiamiento de emprendimientos a través de BanEcuador y otros programas sociales, en especial los destinados a los niños, discapacitados y los adultos mayores.

“El crecimiento económico sustentable y sostenido, la generación de empleo digno y la ayuda a los pobres es una prioridade nacional”.

UNA REFORMA IMPOSITIVA INTEGRAL

Es también urgente que el SRI y el BCE, elaboren una propuesta de Reforma Impositiva Integral que racionalice y reorganice en forma eficiente y eficaz el sistema tributario ecuatoriano, haciéndolo mucho más sencillo de implementar y operar, con tasas impositivas razonables que impulsen la inversión privada, el crecimiento económico, el empleo y la recaudación tributaria.

Esta Reforma, obligatoriamente, deberá incluir la creación de un Coeficiente de Control Tributario, cuyo tope máximo por ingresos tributarios y aportaciones al IESS, no deberá superar el equivalente al 20% del PIB nominal, calculado sobre el promedio móvil del PIB nominal de los tres años previos respecto al año corriente, salvo en caso de situaciones catastróficas o de conflicto internacional en que podrá ser modificado de conformidad con la ley.

Una vez aprobada esta reforma, será el propio crecimiento de la economía, medido por el PIB, el que modifique el volumen de recaudación tributaria.

“El Estado debe garantizar que no se permitirá ninguna forma de acoso o persecución tributarias”.

El gobierno debe vigilar y exigir que los ciudadanos cumplan sus responsabilidades por virtud del imperio de la ley, pero  también está obligado a respetarlos y protegerlos.

La estabilidad de las reglas tributarias son una prioridad. Señalar que el SRI deberá observar y practicar este principio básico de apoyo a la inversión productiva y generación del ambiente adecuado para desenvolver las actividades económicas

EL RETORNO DE INVERSIONES

Es indispensable atraer capitales y la confianza que los inversionistas requieren implica que el gobierno debe disponer que la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, el BCE y la Superintendencia de Bancos elaboren un proyecto de reformas legales que permita que las empresas y familias, mediante depósitos directos o transferencias electrónicas a instituciones financieras privadas locales, puedan retornar desde países debidamente calificados, sin ningún tipo de restricción o condicionamiento los dineros que quieran hacerlo.

El gobierno debe garantizar de forma irrevocable que fondos por igual valor al ingresado, puedan retirarse, transferirse o pagarse, total o parcialmente, libre de toda restricción, tasas o impuestos, cuando y donde sus propietarios resuelvan hacerlo.

Se debe disponer también que la citada Junta y el BCE  elaboren los proyectos de reformas legales para la restitución de todas las reglas de control macro fiscal que fueron eliminadas y son requeridas a fin de fortalecer y preservar la sostenibilidad fiscal.

“Se debe restituir las reglas de control macro fiscal que fueron eliminadas y son requeridas a fin de fortalecer y preservar la sostenibilidad fiscal”.

OTRAS REGULACIONES NECESARIAS

Hay que disponer que la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera y el BCE elaboren los proyectos de reformas legales, necesarias para poner en vigencia la prohibición de que el BCE, directa o indirectamente, otorgue financiamiento alguno al gobierno, así como también los proyectos de reformas legales necesarias para la introducción del mecanismo de dinero electrónico, administrado por la banca privada y operativo, únicamente, sobre saldos de dinero real, contante y sonante.

SENPLADES, en un plazo de 120 días, contando con hasta tres delegados de los sectores productivos, presente un proyecto de reformas reglamentarias y legales, según corresponda, para eliminar del Sector Público, toda basura reglamentaria y formas inadecuadas de gestión que reducen la calidad de los servicios públicos y perjudican grandemente los procesos productivos del sector privado.

“Las buenas prácticas de gestión pública, deben partir del cuidado de lo público y el buen trato al ciudadano”.

FONDO DE EMERGENCIA

Tan pronto la economía se reactive, recupere y permita, el Ministerio de Finanzas creará un Fondo de Emergencia que razonablemente se nutrirá con recursos presupuestarios, exclusivamente destinado a la atención de eventos no previsibles o fuera de control.

Con base en sanos principios de sostenibilidad fiscal, estabilidad tributaria y reglas que rigen la buena economía el gobierno ha preparado un Programa de Reactivación Económica y Sostenibilidad Fiscal, eficaz, creíble y posible que contiene las guías de conducción económica del país, favoreciendo el crecimiento económico estable y el progreso de familias y empresas ecuatorianas.

“El país aspira de sus gobernantes que no se creen más impuestos ni se incrementen los existentes”.

SOBRE LOS IMPUESTOS

En la coyuntura actual, el país aspira de sus gobernantes que no se creen más impuestos ni se incrementen los existentes. Se requiere dejar más dinero en poder de las familias para que su demanda impacte en la reactivación de la economía, las exportaciones y el empleo.

De otra parte, reducir impuestos a las empresas ayuda a disminuir su costo de producción, favorece su competitividad y colabora a mejorar productividades, produciendo crecimiento y empleo.

Es prioritario derogar la llamada Ley Para Evitar la Especulación de la Tierra, conocida como Ley de la Plusvalía. En relación a los bienes inmuebles, los ciudadanos ya pagan Impuesto Predial, Tasa de Seguridad Ciudadana, Contribución Especial de Mejoras y una vez producida la compraventa, también el propiamente dicho Impuesto de Plusvalía y otros recargos. Si el esfuerzo de toda una vida no es para nuestras familias, entonces para que hemos de realizar ningún esfuerzo.

“Los ciudadanos ya pagan Impuesto Predial, Tasa de Seguridad Ciudadana, Contribución Especial de Mejoras y también el propiamente dicho Impuesto de Plusvalía y otros recargos”. 

La llamada ley de la plusvalía no tiene ningún beneficio fiscal ni ayuda en lo más mínimo a controlar la especulación sobre el precio de la tierra, pero en cambio, casi ha liquidado al sector inmobiliario y afectado gravemente al de la construcción.

También es prioritario un proyecto de carácter urgente, estableciendo las reformas legales necesarias para derogar el impuesto a la renta sobre las herencias, legados y donaciones; el impuesto a la renta sobre la venta ocasional de acciones o participaciones; el impuesto a la renta sobre los espectáculos públicos; el impuesto a los activos en el exterior que no permite retornar capitales; el impuesto a la compra de vehículos usados; y, el impuesto a las tierras rurales.

Ni sumada la recaudación de todos estos impuestos hay impacto fiscal, debido a que es mínima o inexistente, pero que, sin embargo, entorpecen y perjudican grandemente la actividad económica, agobian a familias y empresas y consecuentemente, terminan perjudicando la propia recaudación tributaria.

EL IMPUESTO A LA RENTA Y EL DE SALIDA DE DIVISAS

El SRI debe elaborar un proyecto de reformas urgentes para que la actual forma de cálculo del anticipo sobre el impuesto a la renta sea eliminada. Debe volverse a la forma anterior y tributar, exclusivamente, sobre ganancias reales, no estimadas y menos no realizadas, porque en la forma en que actualmente se lo exige a menudo se constituye en un impuesto sobre el patrimonio.

“El anticipo sobre el impuesto a la renta debe cobrarse sobre ganancias reales, no estimadas. Actualmente es un impuesto sobre el patrimonio”.

De inmediato el SRI y el BCE, deben también elaborar una propuesta de reforma legal para eliminar, gradualmente, el impuesto a la salida de divisas a partir de enero de 2018, mediante tramos de 1.25% por año, hasta que desaparezca en cuatro años o antes si la recuperación de lo economía permite acortar los plazos.

TURISMO E IMPUESTOS

El sector turismo en cualquier país atractivo y diverso es una fuente inagotable de divisas, pero los excesivos impuestos en Ecuador le han perjudicado grandemente, convirtiéndolo en un destino caro y causando que el turismo receptivo, disminuya muy considerablemente. Ecuador no puede desconocer que la fuente de divisas no recae en establecer impuestos excesivos al turismo sino en el número de turistas que gastan su dinero cuando lo visitan. Se deben derogar aquellos impuestos y costos inapropiados que perjudican la actividad turística hacia Ecuador y su grado efectivo de conectividad internacional.

DEUDA PÚBLICA Y NUEVA ARQUITECTURA FINANCIERA

La deuda pública ha crecido a límites cuyo pago de amortizaciones e intereses, compromete seriamente el crecimiento económico, la generación de empleo y el bienestar.

Una nueva arquitectura financiera de pagos es imprescindible y urgente, tanto para obtener financiamiento concesional de diferentes organismos multilaterales y agencias de crédito, así como también de los mercados financieros internacionales, pero en mucho mejores condiciones de plazos y costos.

Ecuador comprende perfectamente que la sostenibilidad y transparencia fiscales son imprescindibles y hacen parte importante de la estrategia para lograr esos propósitos. (dada la importancia y sigilo inicial que este tema requiere la explicación de la estrategia se realiza en documento por separado).

“Una nueva arquitectura financiera de pagos es urgente, para obtener financiamiento concesional, en mucho mejores condiciones de plazos y costos”.

El Estado no puede dejar de pagar las deudas a instituciones como el IESS, ISSFA y BCE. El Ministerio de Finanzas, inmediatamente, debe establecer acuerdos de pago bilaterales y posibles con cada uno de los acreedores de la deuda pública interna.

AUSTERIDAD Y GASTO PÚBLICO

El nivel de gasto público es absolutamente insostenible, peor aún cuando una parte muy grande ha sido financiada con deuda pública y en ausencia de crecimiento económico vigoroso y estable.

Hay que reducir el gasto público y racionalizar la asignación de recursos, pero también hay que cambiar las estructuras que definen el desempeño del Estado, para volverlo eficiente –o al menos mejorar su eficiencia- y garantizar a familias y empresas que a cambio de los impuestos que pagan, el Estado les proporciona y garantiza, honrada administración, servicios de calidad, estado de derecho y seguridad.

“A cambio de los impuestos, el Estado debe proporcionar y garantizar, honrada administración, servicios de calidad, estado de derecho y seguridad”.

Reducir el gasto público sin construir eficiencias es resignarse a la mediocridad, contentarse con un Estado un poco más barato, pero igual de ineficiente, sin cambiar la mala asignación de recursos y el desperdicio. Por eso el requerimiento no solo es reducir el gasto público, sino también  lograr que sea de calidad y reformar todos los sistemas y procedimientos institucionales que permitan volverlo eficiente y amable.

LAS RELACIONES LABORALES

Un Estado moderno tiene necesidad de construir mejores y más inteligentes relaciones laborales entre trabajadores y empleadores en un nuevo marco que definido por el Estado, permita la mayor cantidad de acuerdos directos entre ellos, siempre vigilando que no existan injusticias, incumplimientos o abusos de ninguna de las partes.

La política tributaria deberá favorecer el establecimiento de incentivos que hagan más atractiva la inversión empresarial en capacitación a los trabajadores, innovación y avances tecnológicos.

LOS ACUERDOS COMERCIALES

En un mundo globalizado como el actual la innovación es trascendental, para mejorar la productividad y el crecimiento económico. La innovación viene de la mano de la inversión, pero también requiere políticas públicas que no entorpezcan y hagan posible desarrollar el potencial innovador y creativo.

No se conquistan mercados, amparados en protecciones arancelarias anacrónicas y menos aún prolongadas. Se los conquista compitiendo con precio y calidad que responden al mundo moderno de la buena economía. Es también necesario fortalecer el comercio lícito, concretando inteligentes acuerdos comerciales para que las familias y empresas mejoren y progresen.

 

Economista Marco Flores, agosto 22 de 2017