ROLDÓS Y LA FORMALIZACIÓN DE LOS RUMORES…

“Un rumor infundado y mal intencionado es una práctica perversa de los cobardes o de individuos con fines protervos para lesionar al buen nombre de las personas o las instituciones”. Así replica la Armada Nacional a León Roldós y sus artículos de prensa “Transparencia” y “Vivito y coleando”, instándolo a comprobar sus aseveraciones con denuncia formal y no formalizar rumores.

León Roldós es articulista de los diarios El Universo y El Comercio y activista político ligado a importantes grupos de poder político, académico y bancario de Guayaquil. Aquí con Aquiles Rigail, vocal del Consejo de la Judicatura y pariente de Jaime Nebot.

REPORTE ESPECIAL/ Octubre 9, 2018

La semana pasada, el Comando de la Armada Nacional, Oficiales, Tripulantes, y Servidores Públicos, exigieron públicamente al activista político y editorialista León Roldós Aguilera, que se retraiga de lo que asegura en dos editoriales de su autoría publicados en días anteriores y que se disculpe públicamente por lo que ellos aseguran son “graves ofensas” contra la institución militar, reservándose el derecho de plantear las acciones que sean necesarias para salvaguardar la honra y el buen nombre de su Institución.

El Comando de la Armada Nacional, Oficiales, Tripulantes, y Servidores Públicos, exigieron a Roldós, que se disculpe públicamente

La Armada se indignó por las que considera falsas aseveraciones de León Roldós publicadas en este artículo en el diario El Universo.

ROLDÓS, SEVERAMENTE CUESTIONADO POR LA FUERZA NAVAL

Luego de lamentar y rechazar los criterios de Roldós, el Comandante General de la Marina, Contralmirante Renán Ruiz y los más de 8 mil miembros de la Fuerza Naval, condenaron al unísono las aseveraciones de Roldós contenidas en sus editoriales Transparencia Presidente y sigue Vivito y Coleando en los que sugiere negociados y corrupción en la firma de un contrato para el dragado del rio Guayas entre el Servicio de Dragas de la Armada Nacional, SERDRA y la Prefectura del Guayas, proceso en el que la Armada ha procedido con total transparencia, cumpliendo lo que la Ley dispone.

Jimmy Jairala, actual candidato a la Alcaldía de Guayaquil -con quizá las mas altas posibilidades de llegar al cargo-, sería una amenaza para los cálculos políticos de Nebot.

Los criterios de Roldós, guardan relación con el contrato de dragado de la II Fase y disposición de sedimentos en los alrededores del Islote el Palmar, en el rio Guayas, suscrito el 18 de abril de 2018 y adjudicado a la Armada Nacional tras un proceso público y abierto contemplado en la Ley del Sistema Nacional de Contratación Pública.

SERDRA DEFIENDE SU POSICIÓN

Roldós asegura que en esa adjudicación existió un procedimiento especial, que esta se realizó sin concurso, lo cual no se apega a la realidad ya que el SERDRA cumplió con todos los requisitos y pasos contemplados en la Ley del Sistema Nacional de Contratación Pública entre entidades del Estado y calificó con sobra de merecimientos la experiencia, capacidades técnicas, profesionales, tecnología, componente nacional y formación del personal de la Armada Nacional.

En corrilos políticos se especula que tras estos cuestionamientos estaría la cercanía de Nebot con Roldós, y el interés de este último por un alto cargo en un organismo de control o de justicia.

Asegura el Contralmirante Ruiz, que el servicio de dragas de la armada, SERDRA, tiene experiencia técnica y profesional de 47 años en obras y servicios como el relleno hidráulico de Babahoyo, la Perimetral, Isla Trinitaria, el dragado del canal de acceso a los puertos de Guayaquil, Esmeraldas, Puerto Bolívar, la Central Hidroeléctrica de Paute y otros canales y ríos con fines de seguridad en la navegación.

“SERDRA, tiene experiencia técnica y profesional de 47 años”, afirma la Armada 

No se trata entones de empresas improvisadas ni es la primera vez que la Armada Nacional realiza este tipo de contrataciones con entidades del Estado.

La Armada afirma que el servicio de dragas SERDRA tiene experiencia de 47 años en obras como el relleno hidráulico de Babahoyo, la Perimetral, Isla Trinitaria, el dragado del canal de acceso a los puertos de Guayaquil, Esmeraldas, Puerto Bolívar, la Central Hidroeléctrica de Paute, entre otros.

Ante la observación de Roldós porque la Armada no tienen draga, el Contralmirante Ruiz asegura que la contratación de ésta se maneja independientemente del contrato de dragado e indica que para la magnitud de la obra, ninguna empresa pública o privada cuenta con esos equipos en el país.

Para cumplir con esa magnitud de trabajos, se debe contratar o comprar la draga en el exterior, siempre bajo lo estipulado en la Ley de Contratación, cumpliendo sus tiempos, requerimientos, y normas presupuestarias, ya que la Armada del Ecuador forma parte del Estado y por ello cumple con todas las normas y procedimientos contemplados en la Ley.

ROLDÓS BASA SUS ARTÍCULOS Y ACUSACIONES EN RUMORES

Roldós recoge un rumor para su artículo editorial. Que un “empresario de Nigeria con inversiones líquidas ingresó en el negocio”. La Armada asegura que esos son rumores infundados y mal intencionados, parten de una práctica perversa de los cobardes o de individuos con fines protervos que buscan lesionar el buen nombre de las personas o instituciones.

Ese rumor, dice el Comandante, sugiere una situación irregular de la que la Armada no tiene conocimiento, por lo que conmina a Roldós a respaldar con documentos su denuncia ya que el SERDRA no requiere inversionistas y cuenta con recursos de su presupuesto para este proyecto.

LA ARMADA CONMINA A ROLDÓS A JUDICIALIZAR SUS ASEVERACIONES

La afirmación de Roldós que en el gobierno de Correa, en el 2008, se declaró estado de excepción en Petroecuador para que la Fuerza Naval maneje esa Institución y que prestó su nombre para que el entorno del presidente haga los negocios que luego se convirtieron en grandes pillerías, constituye una acusación grave ya que se imputa a la Armada su cooperación en actividades ilícitas que jamás la Fuerza Naval ha conocido y menos ha formado parte asegura el Comandante Ruiz.

Insta a Roldós a que compruebe y describa los negocios en los que la Armada ha prestado su nombre a fin de ponerlos en conocimiento de las autoridades judiciales, ya que se trataría de un delito de testaferrismo del que Usted nos acusa, asegura. Es una falta de respeto inexplicable a la Armada del Ecuador, dice su Comandante.

TRANSPARENCIA, CLAMOR DE TODOS 

Finalmente la afirmación de que ha conversado con altos oficiales de la Fuerza Naval sobre este contrato, debe ser comprobada citando los nombres de dichos oficiales para que con el debido proceso, sean sometidos al reglamento militar por faltas graves al haber hecho aseveraciones irresponsables y alejadas de la verdad.

Transparencia es el clamor del país, incluso del autor de los artículos en conflicto.

Todo esto constituye una grave ofensa para la Institución Militar y supera el límite de lo tolerable, más aún cuando sus expresiones no han sido fundamentadas, dice el Comandante de la Armada, quien finalmente lamenta las expresiones de Roldós, al tiempo de rechazarlas categóricamente.

“Todo esto constituye una grave ofensa para la Institución Militar y supera el límite de lo tolerable, más aún cuando sus expresiones no han sido fundamentadas”. Comandante de la Armada

Antes estas graves denuncias, ¿cuál es la disyuntiva de León Roldós?. Actuar con transparencia -la que todo el país reclama incluso el mismo- y judicializar el caso dando los nombres de los involucrados; apagar el incendio y dejar que el caso quede en el olvido o seguir haciendo el juego a los intereses socialcristianos. Es decir formalizando rumores, porque como dice el dicho: rumorea rumorea, que al final algo queda.

REPORTE ESPECIAL/ Octubre 9, 2018