«NO AL PAQUETAZO. QUE RECUPEREN LO ROBADO»

Andrés Páez afirma que Lenin Moreno busca popularidad para lanzar un paquete de nuevos impuestos. Se opone a los mismos y dice que el pueblo no tiene porqué pagar por el atraco del correísmo, sino que Lenin debe recuperar el dinero fruto de la corrupción. «Si pretenden que paguemos el atraco de sus amigos, el país seguro volverá a la lucha en las calles», sentencia.

Andrés Páez, ex legislador independiente. Ex candidato vicepresidencial por el Movimiento Creo junto a Guillermo Lasso y finalista en las elecciones de 2017. Ha liderado varias marchas y protestas masivas en las calles de Quito.

Entrevista, agosto 29, 2017

 

Tempo: Cómo evalúa los primeros cien días del gobierno de Lenin Moreno? 

Andrés Páez: Creo que en este tiempo el país ha podido darse cuenta que el fraude era imprescindible para Alianza País, porque caso contrario, en nuestro gobierno, y a estas alturas, Correa, Glas y todos los cómplices de la corrupción mas voraz de la historia, ya estarían con un pié en la cárcel.

«Fíjese usted cuánta información sobre la corrupción correísta estaba represada, escondida y maquillada».

Por eso la retuvieron durante las elecciones, porque si se destapaba, no les alcanzaba ni con el fraude.

Estos cien días solo han servido para que se confirme lo que dijimos siempre: que se robaron el país y lo dejaron quebrado, saqueado. La mesa nunca estuvo servida, la deuda bordea límites nunca antes vistos. 

Yo creo que vivimos un continuismo, o sea más de lo mismo. Continúan muchos cuadros del correísmo en la justicia, en la fiscalía, en el gobierno y la canciller Espinosa declara su apoyo a la dictadura de Maduro, en fiel apego a los designios del chavismo y del Foro de Sao Paulo. La Ley de Comunicación todavía rige y Ochoa aún ruge… a medias.

El aparato de propaganda sigue igual, el SRI pretende confiscar los ahorros de las universidades privadas, la persecución a quienes denunciaron la corrupción no para y a la gente le angustia que sus hijos no  puedan ingresar a la universidad, el no poder  conseguir trabajo, que le asalten a toda hora, que los impuestos suban, que el costo de la vida sea cada vez más alto.

Si Moreno no elimina la Ley de Herencias y la de Plusvalía, si no suprimen impuestos como el de anticipo al impuesto a la renta, si no tira a la basura esa abominable tabla de drogas, tendrá un escenario muy complicado y la gente volverá a las calles.

Tempo: Pero a Lenin desconocía la realidad que solo pudo entenderla una vez que subió al poder…

Andrés Páez: Definitivamente el país tiene mala memoria. Recuerde que Lenin Moreno fue vicepresidente durante varios años del correísmo. Estuvo en Carondelet, conocía bien al grupo íntimo de Correa, en varias ocasiones -incluso en campaña- defendió a Glas. Luego fue a Ginebra y finalmente regresó como candidato de Alianza País. Debemos entender que nunca se enteró de los atracos, del saqueo, de la corrupción que todo el país conocía?

Lenin Moreno lo sabia pero se calló durante la campaña, y más bien dijo que Correa era una leyenda para contar a sus nietos.

Yo creo que ahora está reteniendo la crisis económica y mientras tanto lanza esta pirotecnia política pretendiendo presentarse como el adalid del combate corrupción de sus coidearios y amigos.  Es tanta la corrupción que Lenin, con sólo decir que la va a combatir, alcanza récords de aceptación. Quiere ganar la popularidad suficiente como para lanzar un paquetazo y pagar con la plata del pueblo lo que se robaron sus amigos.

«Lenin quiere popularidad para lanzar un paquetazo y pagar con plata del pueblo lo que se robaron sus amigos».

Tempo: Pero al parecer, el presidente Lenin Moreno está asentando su legitimidad ante la opinión pública, ante el país. Las encuestas lo favorecen…

Ni Correa, ni Lenin, ni Alianza País nunca tuvieron ni tendrán legitimidad porque desde el inicio hicieron trampa, fraude. No se olvide del testimonio del propio Fabricio Correa, quien aseveró públicamente que Odebrecht financió la campaña del 2006 del binomio Correa – Moreno. Dicho sea de paso, ese testimonio debería judicializarse y Correa debería ser indagado.

Tempo: Y en las otras elecciones…

Andrés Páez: Usted puede confirmar en las conversaciones de José Conceição con Ricardo Rivera, como el tío de Glas pide -suelto de huesos- «siete u ocho millones» para la campaña del 2013 del binomio Correa – Glas.

«El tío de Glas muy suelto de huesos pide «siete u ocho millones» para la campaña del 2013″. 

Es decir, Correa, Lenin, Glas y los sumisos asambleístas, ganaron las elecciones con dinero cuyo origen jamás fue explicado y que en el caso del financiamiento de Odebrecht implica una infracción que acarrea la pérdida del cargo. Todo esto vicia y nulita el resultado electoral y  los deslegitima, ante el país, ante la historia.

Tempo: Qué va a suceder en el corto plazo? Se viene la consulta de Lenin o la muerte cruzada de Correa? 

Andrés Páez: El tema de fondo es un chantaje mutuo en donde está en juego la cárcel y el poder, sinónimos de consulta y muerte cruzada. Le explico. La ambición de poder de estos dos grupos chavistas extremistas los lleva a pelearse, el uno por mantenerse en el poder y comenzar a saborear las delicias del mismo y el otro por salvaguardar su impunidad y para ello pretenden regresar a Carondelet.

Con la consulta, Lenin gana espacio y jugará a fiscalizador y justiciero cuando le convenga y con la muerte cruzada Correa pretenderá reelegirse indefinidamente. A los dos no les conviene aflojar el poder porque de por medio está la cárcel, y bien merecida que la tienen.

Tempo: Usted le ve futuro a la Revolución Ciudadana?

Andrés Páez: La tal «revolución» usurpó el poder durante una década y gobernó de facto.

«Correa no fue presidente del Ecuador sino de los intereses de sus finacistas: constructoras y petroleras brasileñas, chinas, europeas».

El antecesor y el actual presidente son producto de un innegable fraude. Ergo los gobiernos de la «Revolución Ciudadana» son ilegítimos, son hijos bastardos de Odebrecht, de Petrobras, de Petrochina y del fraude. El correísmo es en esencia una cleptocracia.

«La «Revolución Ciudadana»es una entelequia de tipo fascista, una mafia populista creada para llevarse el país en peso».

Con la justificación de que iban a construir «megaobras» hicieron el negocio de la década mediante contratos entregados a dedo con megasobreprecios y megasobornos.

Ahí están los elefantes blancos: hospitales sin turnos ni médicos, las «megaescuelas» vacías y los niños sin sus escuelitas del caserío están trabajando en vez de estudiar. Ahí está Yachay, un monumento a la farsa oficial, a la corrupción y al despilfarro mientras casi un millón de jóvenes les dejaron sin universidad. Ahí están millones de compatriotas en el desempleo. 6 de cada 10 para ser mas exactos. Esa es la herencia del correísmo y la manipulación seductora de revolución.

Tempo: Y Lenin Moreno es el continuismo o tiene su modelo propio?

Andrés Páez: Lenin es un «correísmo light», maquillado con unos cuantos chistes que en el fondo representa el mismo fascista y arcaico modelo chavista. El modelo es el mismo. Sólo fíjese en el despilfaroo que se evidencia en la nueva proforma.

«Lenin pretende destinar 9.192 millones de dólares al gasto burocrático. Eso es disparatado».

Eliminan el «Ministerio de la Felicidad» pero inauguran la Superintendencia del Suelo para el «corcho» Cordero y sus amigos. Y, ahí continúa la Secretaría de Igualdad Intergeneracional, la CPCCS, pipones correístas que se sirven alegremente del erario nacional.

Dónde está el ofrecimiento de austeridad? La reducción de sueldos de funcionarios de alto nivel jerárquico solo producirá 33.6 millones por año. Eso es el 0.3 de todo el gasto burocrático.

Tempo: Pero reducir personal de la burocracia traería un costo social muy grave para el país…

Andrés Páez: No se trata de acabar con los empleados honestos, de carrera, que son la mayoría, sino de sacar a los pipones y desaparecer secretarías y organismos burocráticos que albergan a vacas sagradas de Alianza País, que consumen ingentes presupuestos, hacen contratos amarrados y no aportan nada pragmático en favor del país.

Alianza País vive de eso, así recogen dinero para su proselitismo, para mantener la manada de partidarios en todo el país. Todo el mundo sabe que hay un batallón de pipones y firmones correístas infiltrados en la burocracia que solo se asoman a cobrar. Esos son los que deben irse.

«Hay un batallón de pipones y firmones correístas que solo se asoman a cobrar».

De todas formas es imperante hacer una racionalización del aparato burocrático para determinar en forma técnica, cuántos empleados requiere el país para funcionar adecuadamente. Yo creo que ese presupuesto de 9.192 millones, esta inflado en al menos un 10%.

Tempo: Pero hay que reconocer que durante esta década muchas nuevas compañías se formaron, creando nuevas plazas de trabajo para miles de personas… 

Andrés Páez: Buena parte de esas empresas se abrieron para amarrar negocios y así mismo se cerraron una vez que finalizaron esos negocios o cuando el gobierno dejó de pagarles. Esas empresas generalmente creadas por amigos y socios corruptos del correísmo crearon empleo para el corto plazo, en forma política, no sustentable.

No hay que inventar el agua tibia.

«En una sociedad moderna y democrática los llamados a crear empleo son los emprendedores».

Ellos tienen la vocación de crear riqueza, ganar y generar empleo en forma orgánica, sustentable y a largo plazo.

Tempo: Vender activos entonces sería una buena opción?

Andrés Páez: En efecto, pero no rifar unos cuántos carritos y obtener cinco milloncitos. Hay que vender empresas que fueron rentables y que las quebraron por intereses o malos manejos para que no sigan reportando -o mejor dicho ocultando- pérdidas, como por ejemplo Tame. Deben vender bienes, edificios y medios incautados como TC Televisión, Gamavisión, el diario El Telégrafo.

«Para qué necesita 22 medios el gobierno? Va a continuar vigente el estado de propaganda?».

Pero insisto, no es tan importante vender activos cuanto reducir costos. Es elemental, hasta el señor de la tienda de la esquina lo sabe. Cuando no hay plata, cuando el negocio está quebrado, hay que bajar costos.

Tempo: Usted estaría de acuerdo con un nuevo paquete de impuestos?

Andrés Páez: No señor. Esa es la estrategia. Lenin está haciendo esta pirotecnia del diálogo, de la cacería de su vice, de la venta del avión y cuatro carritos, solo para ganar popularidad y así tener opción de caernos con un paquetazo, porque no tiene plata. Pero ese no es nuestro problema sino de él y sus coidearios corruptos.

«Se lo digo frontalmente Licenciado Moreno: Porqué tenemos que pagar los ecuatorianos por el atraco de sus amigos? Cóbreles a ellos. Recupere el dinero robado».

Ellos no le dejaron la mesa servida, ellos le dejaron con una gigantesca deuda. Entonces, cóbreles a ellos. Recupere el dinero robado y olvídese de paquetazos. O como dirían en Manabí: impongamos la ley del vómito prieto y que nos devuelvan todo lo robado.

«No pretenda meterle la mano al alicaído bolsillo del pueblo. Si lo hace, volveremos a la lucha en las calles».

Tempo: Sobre la corrupción que usted afirma, de cuánto estamos hablando? Tiene cifras?

Andrés Páez: Definitivamente el correísmo es el gobierno más corrupto de la historia. La Comisión Anticorrupción ya dió una primera cifra: $25.000 millones. Pero yo estimo que es mucho más: alrededor de unos $60.000 millones.

«Estimo que la cifra de la corrupción correísta es de $60.000 millones».

Calcule usted que si en la década perdida manejaron un presupuesto aproximado de $300.000 millones, estamos hablando que el porcentaje de corrupción fue de un 20% en sobornos, sobreprecios, coimas.

Note usted que en el caso Odebrecht los sobornos fueron de $33.5 millones en contratos que sumaban $116 millones, es decir que la coima en ese caso fue del 29%.

De otra parte, Fernando Villavicencio en su libro «Feriado petrolero» asegura que sólo el costo del atraco petrolero equivale como a 5 feriados. Y, en un reciente tuiter afirma que Ecuador pierde $1.200 millones en la comercialización de petróleo. Con Fernando coincidimos en que el atraco de la década equivale a unos $ 60.000 millones.

Como usted ve, el atraco correísta es descomunal, algo sin precedentes en la historia del país, y seguramente en la región. Un atraco equiparable solo con el de Chávez y Maduro en Venezuela y con el de Cristina Fernández en Argentina pero nada comparado con el de Brasil de Dilma y Lula, todos ellos compadres del Foro de Sao Paulo, al que defiende la canciller María Fernanda Espinosa

Tempo: El país quiere nombres, responsables, montos, cómplices, testaferros, cárcel, sanciones. Quiénes deben responder por todo esto?

Andrés Páez: Es muy fácil identificarlos. Sólo mire quienes salen todo el tiempo a defender a Glas. Ahí está a la cabeza, el enajenado del ático.

Mire como Patiño afirma públicamente estar dispuesto a poner las manos al fuego por Glas. Mire como la mayoría de la Asamblea no fiscaliza y por el contrario le puso en bandeja el Pleno, para que con cinismo, Glas se burlara del país. Mire como la Ministra de Justicia se hace de la vista gorda. Mire como la justicia busca desesperadamente amortiguar penas y sanciones para favorecer al procesado.

«Es muy fácil identificar a los responsables de tanta corrupción. Sólo mire quienes salen todo el tiempo a defender a Glas»

Mire como se mantiene la persecución a Cléver Jiménez, a Fernando Villavicencio y a mi persona, quienes desde casi diez años develamos lo que la justicia correísta no alcanza a ver.

Allí están impunes los miembros de la CPCCS, quienes en forma obsecuente y veloz eligieron a autoridades de Control, al ex Fiscal Chiriboga que tenía congelados más de 1.300 casos con indicios de responsabilidad penal. Fueron serviles a una gavilla que se robó el país.

Allí tiene usted a los actores con todos sus pecados, en el limbo de la impunidad. están provocando que el pueblo vuelva a salir a las calles.