Fernando Villavicencio reta a Cadena Marín

Fernando Villavicencio revela la nueva estructura de poder que rige en Carondelet, la misma que nos dice se mueve alrededor de Santiago Cuesta, amigo cercano de Enrique Cadena Marín y de Eduardo Jurado, Secretario de la Presidencia. Villavicencio invita públicamente al “zar” petrolero a una entrevista para que presente su versión periodística contrastada. Esto y más en una candente entrevista con el periodista investigativo más polémico y asertivo del Ecuador.

Fernando Villavicencio es un duro crítico de la presencia de Santiago Cuesta en Carondelet porque afirma que responde a los intereses de Enrique Cadena Marín. Ha hecho declaraciones públicas al respecto. (Ver video).

ENTREVISTA /  JUNIO 10, 2018

Finalmente y prácticamente, todas sus denuncias de corrupción se han confirmado. Hoy están presos Alex Bravo, Jorge Glas y otros relacionados con el tema petrolero que usted investigó y denunció. ¿Quién falta?

Bueno, no están todos los que son, ni las culpas son todas las que se han imputado. El anterior Fiscal protegió a varios que aún gozan de impunidad; y digo esto, porque se hizo de la vista gorda del verdadero delito cometido contra el país que es el peculado.

Y de otra parte, falta que se procese a Rafael Correa, el principal responsable y cabecilla de este círculo de corrupción que se instaló en el poder y cambió una prometida revolución de izquierda por un fascismo persecutor cuyo fin era llevarse el país en peso.

¿Es tan grave el supuesto atraco correísta al país? 

Calcule usted entre 3 a 4 dólares por cada barril de petróleo, el principal ingreso de divisas del país durante la década pasada. Calcule los sobreprecios en refinerías, en carreteras, en hidroeléctricas, en megaobras de todo tipo.

El interés del correísmo no era proteger la educación, la salud, la justicia, el bienestar de los ecuatorianos, sino contratar y construir rápidamente grandes megaobras para enriquecerse ilícitamente mediante coimas, entregando los grandes contratos a dedo a sus amigos, inflando presupuestos.

«El interés del correísmo no era proteger el bienestar de los ecuatorianos, sino contratar megaobras para enriquecerse ilícitamente».

Por eso usted ahí tiene refinerías que no funcionan o son “invisibles”; elefantes blancos con fallas que se caen a pedazos como Yachay, Coca Codo y otras; escuelas del milenio a las que nadie asiste; aeropuertos fantasmas sin aviones ni pasajeros, hospitales sin médicos ni equipamiento, infraestructura judicial elegante por fuera y cooptada por dentro, con jueces sumisos que se prestaron para perseguir a quienes denunciamos al gobierno más corrupto de la historia.

¿Y cómo se movían estas operaciones ilícitas, según sus investigaciones?

En el área petrolera, con intermediarios que se llevaban una comisión que luego debían repartir a los poderosos jeques del correísmo.

Con su aparato de propaganda cerraban el círculo haciéndonos creer que eran negociaciones de gobierno a gobierno cuando en la realidad eran negocios con empresas privadas intermediarias, y lo más grave, mintiéndole al país afirmando que eran “preventas petroleras”, (para que no engorde el tamaño real de la deuda), cuando en verdad eran créditos con bancos chinos a intereses de usura, dos o tres veces más altos que los que imponen los multilaterales.

Todo esto lo explico en detalle y documentadamente en mi libro “Made in China”.

«Le mintieron al país afirmando que eran “preventas petroleras”, (para que no engorde el tamaño real de la deuda). Eran créditos con bancos chinos a intereses de usura».

En las contrataciones de “megaobras”, lo primero que hacían era declarar al sector en emergencia para poder evadir ciertas normativas legales y tener discrecionalidad en las contrataciones.

Luego se inventaron el famoso “giro específico del negocio”, una fórmula para acaparar los contratos con ciertas empresas cómplices y finalmente entregaban el contrato con un precio base que luego iba subiendo dos, tres, cuatro y hasta diez veces o más, su valor inicial.

El caso de las refinerías es escandaloso. La de Esmeraldas de 187 millones de dólares a más de dos mil millones. El de la refinería “invisible” de El Aromo en Manabí, otros 1 600 millones de dólares para un terreno aplanado. Es imperdonable lo que le han hecho al país.

¿Cómo cuantificar la corrupción de la década pasada?

Mire, y a propósito de la época de fútbol que se avecina, Rusia invirtió para este mundial la bicoca de 10 mil millones de dólares en infraestructura de estadios, hotelería y similares. El correísmo, fácil, se puede haber llevado en corrupción entre 3 y 5 veces esa cifra de Rusia 2018. Es decir que con el dinero, fruto de la corrupción correísta, se podrían organizar fácilmente de 3 a 5 campeonatos mundiales de fútbol.

«Con el fruto de la corrupción correísta, se podrían organizar fácilmente de 3 a 5 campeonatos mundiales de fútbol».

¿Y usted tiene pistas de donde está ese dinero? Cómo recuperarlo?

Tengo alguna información al respecto y acabo de entregar al Fiscal Paúl Pérez, para que se investigue, se solicite asistencia penal a Estados Unidos y Panamá y se procese a los corruptos.

«Solo soy un periodista y si las autoridades no hacen su parte, el país seguirá en la impunidad».

De hecho, ya he denunciado a algunos, pero la Fiscalía anterior y la Asamblea los ha blindado. El Caso Topic es un ejemplo, yo lo denuncie en Focus, pero es la Fiscalía quien debe determinar si es o no testaferro de Jorge Glas y a quien pertenece finalmente el conglomerado de poderosas empresas alrededor de la fibra óptica. Recuerde que yo solo soy un periodista y si las autoridades no hacen su parte, el país seguirá en la impunidad.

Respecto de dónde está el dinero fruto de la corrupción, la mayor cantidad no está en Ecuador, sino fuera del país.

¿Cómo puede ser que no se haya activado con mayor ahínco la cooperación internacional?. ¿Cómo puede ser que la canciller se pasee promocionando su candidatura por todo el mundo en lugar de contactar con personeros de alto nivel de EE.UU., de SuizaPanamá, de AndorraLuxemburgo, de las Islas Marshall, Cayman, y tantos otros paraísos fiscales, con el fin de conseguir información que nos conduzca a recuperar lo robado.

Ahora que está en las NN.UU, debería activar una veeduría anticorrupción como la instaurada en Centroamérica por ese organismo. No obstante, recuerde que existen empresas que se dedican a rastrear dineros de la corrupción y que cobran una tarifa porcentual por el valor recuperado. La pregunta es ¿porqué el Estado ecuatoriano no las ha contratado?

«Existen empresas que rastrean dineros de la corrupción. La pregunta es ¿porqué el Estado ecuatoriano no las ha contratado?».

De otra parte, ¿cómo puede ser que la Asamblea siga sin fiscalizar haciéndole el juego a la impunidad y -entre otras cosas-, lleve años sin aprobar la Ley de Extinción de dominio. El propio presidente Lenin Moreno puede insistir a naciones hermanas que le ayuden en el propósito de encontrar la ruta del dinero robado, pero yo creo que también hay una consigna de impunidad que ronda por Carondelet.

¿Cómo es eso? ¿Quiere decir que la actual administración le está haciendo el juego a la corrupción e impunidad correístas? ¿Hay un pacto de por medio? 

Más grave que eso aún. Quien realmente gobierna este país -o mejor dicho sigue gobernando- es Enrique Cadena Marín y los carteles de la intermediación petrolera.

Yo rescato aspectos valiosos del gobierno de Lenín Moreno, como la consulta popular que instaló un Consejo de Participación que está limpiando los órganos de control, el respeto, la tolerancia, el diálogo, todo esto es bueno y apoyo, pero en la lucha contra la corrupción y la recuperación del dinero robado, el régimen saca cero.

«Quien realmente gobierna este país -o mejor dicho sigue gobernando- es Enrique Cadena Marín y los carteles de la intermediación petrolera».

¿En base a qué afirma usted que Cadena Marín es un hombre poderoso?

Ya lo he denunciado públicamente y se lo explico. En la nueva estructura de poder están Cadena Marín y los intermediarios petroleros a la cabeza, como lo estuvo también con Correa, solo que menos visible.

Fernando Villavicencio denunció en Twitter: «¿Quién es Santiago Cuesta el flamante consejero personal del presidente Lenin Moreno?

Como en las grandes mafias, el que recoge y reparte el dinero, es quien tiene el poder; Cadena es quien paga, domina, ordena. Debajo de él está Santiago Cuesta, amigo personal y de antaño del zar petrolero. Cuesta fue designado por Lenin Moreno como consejero personal, es decir quien le habla al oído.

Cuesta fue quien reunió al presidente con Paul Manafort, acusado en EE.UU de tráfico de influencias, fraude bancario, lavado, entre otros crímenes. Cuesta es quien también reunió al presidente Moreno con Enrique Cadena Marín

¿ Pero Santiago Cuesta negó -también públicamente-, que esa reunión se haya dado…

… y el presidente Lenin Moreno me confirmó a mi, personalmente, en Carondelet, que sí se reunió con Cadena Marín en Ginebra.

«Yo no le creo a Cuesta. El presidente me confirmó a mi, personalmente, que sí se reunió con Cadena Marín».

Yo no le creo a Cuesta, sí le creo al presidente Moreno. Pero como le decía, la nueva estructura de poder gira en torno al dúo Cadena – Cuesta. La esposa de Santiago Cuesta es Gloria Vinueza, prima de Maria Eugenia Vinueza, cónyuge de Eduardo Jurado, quien fue recomendado por Cuesta como Secretario de la Presidencia y delegado de Lenín Moreno a los directorios de Petroamazonas, Flopec y Petroecuador, es decir este señor (Jurado) tiene el poder y ocupa el cargo que ostentaba Jorge Glas, por delegación de Correa.

Es muy grave lo que usted afirma. ¿Pero no cree que ya ha dicho mucho sobre Cadena Marín y no le ha dado la oportunidad de que el diga su versión?¿ ¿No es hora de que confirme o niegue las múltiples acusaciones que usted le ha formulado y que tenga el derecho a una réplica o versión de contraste?

Sí, en realidad usted tiene toda la razón. Y aprovecho esta oportunidad para invitarle públicamente al señor Enrique Cadena Marín a que me dé su versión, la misma que puede ser personalmente o por Skype, el día, la hora y el lugar que crea conveniente.

Si se diera el caso, ¿qué cree entonces que le va a contestar?

No me gusta especular, pero ya que insiste, creo que hay tres posibilidades: la primera, que no conteste nada. La segunda, que diga que no y la tercera, que diga sí; y en este tercer caso, me comprometo a publicar la totalidad de la entrevista, sin corte ni edición alguna.

«Invito públicamente a Enrique Cadena Marín a que me dé su versión personalmente o por Skype, el día, la hora y el lugar que crea conveniente».

Creo que sería saludable que el señor Cadena Marín me diga personalmente y sin intermediarios ni emisarios, su verdad. Digo esto porque la persecución en mi contra no ha parado en estos tiempo, lo que quiere decir que no era generada solo por el correísmo en sí, sino por el propio Cadena Marín.

¿Sigue usted perseguido? Pero ya le quitaron el grillete, ya está libre, ya le declararon inocente…

Se ha reactivado el acoso y la persecución. No olvide que está en proceso mi denuncia del Caso Petrochina que involucra directamente no solo a Correa sino también a Cadena Marín y él no se ha quedado cruzado de brazos. Su defensa es el ataque.

Pruebas a la vista: su carísimo abogado, que ni siquiera sabe procesar una citación como manda la Ley, está inventando nuevos juicios en mi contra para intimidarme.

«Alrededor de la defensa de Cadena Marín hay  gente -muy cara- que lucra y se lleva ingentes ganancias por espiarme, desacreditarme e inventarme juicios». 

Su relacionista pública, Yolanda Torres, (ex asesora del ex contralor Carlos Pólit), se dedica a defender a Cadena Marín y a desacreditarme a mis espaldas, mediante una onerosa estrategia de lobby dirigida a diversos grupos políticos y sociales. Es más, han tenido la desfachatez de infiltrarme espías criollos para grabarme ilícitamente, manipular audios y videos y desacreditarme con «trolls centers» en redes sociales.

Es decir, alrededor de la defensa de Cadena Marín hay un grupo de gente -muy cara- que lucra y se lleva ingentes ganancias por espiarme, desacreditarme e inventarme juicios. Por eso creo que una entrevista directa con él, le puede ahorrar un poquito de su millonario patrimonio.

Finalmente, ¿qué le dice la gente en la calle?. ¿Usted cree que el país valora su trabajo investigativo?

Si, en efecto. Debo agradecer a las múltiples demostraciones de gratitud que todos los días recibo de la gente -en la calle, en los lugares públicos, en conferencias, en visitas a varias ciudades, gente que reconoce que me jugué por la democracia y la verdad. Mil gracias. Ese apoyo de la gente y el de mi familia han sido el motor de mi trabajo y así lo seguiré haciendo.

«He recibido varias ofertas de candidaturas, pero por ahora no son mi prioridad».

Y sus aspiraciones personales… ¿piensa llegar a ser Contralor, Procurador, quizá Asambleísta, Alcalde?

Bueno en realidad la gente me pide de todo en la calle, pero también he recibido varias ofertas de candidaturas de todo tipo, pero por ahora no son mi prioridad.

Agradezco a quienes confían en mi, saben que no los defraudaré, pero voy a seguir luchando desde la trinchera del periodismo investigativo que todavía falta mucho por destapar de la lacerante corrupción que inició el correísmo y que al parecer lamentablemente estaría reinstalándose en el actual morenismo.

Redacción TEMPO / Junio 10, 2018